Escritor de la Semana

germ-158107_1280
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn

   Imagen:    Flicker

Erase una vez…  un bichito

Erase una vez un bichito que se encontró una casita muy mona. Era muy tranquilo. Estaba a gusto instalado en un lugar calentito.

Una mañana, mientras estaba descansando muy tranquilamente algo le despertó. No sabría decir que, pero le sobresaltó. Ante la incertidumbre comenzó a desperezarse. Estaba decidido a averiguar que estaba pasando.

Se arregló, se puso la ropa de faena y comenzó la búsqueda. Poquito a poco consiguió salir de la que hasta ahora había sido su casa. Y para su alegría descubrió que fuera de su hogar había otros lugares donde poder vivir. Jamás había visto tantas casitas y todas parecían perfectas para él.

Eligió una de ellas, no muy lejos de la primera por si tenía que huir. Abrió la puerta y descubrió que la casita era todo lujo. Enseguida se enamoró de ella y decidió instalarse allí. Pero le daba pena abandonar el primer hogar por lo que decidió que dormiría una noche en cada una.

Una noche estaba tranquilamente durmiendo en su casa nueva cuando una gran tormenta comenzó arreciar fuera. El bichito se asomó a la ventana. Jamás había visto semejante escándalo. Truenos, relámpagos, lluvia, granizo… Se asustó mucho y pensó que aquello lo había originado el destino. Jamás debería haber abandonado su primera casa.

Así que cogió todas sus cosas y en medio de la tormenta regresó a su modesta casita. Tras tres días después del traslado la tormenta no paraba, de hecho parecía que cada vez golpeaba con más fuerza. El bichito comenzaba a frustrarse. Durante casi un mes no pudo ni dormir. Estaba muy cansado y enfadado. Necesitaba dormir con urgencia. Así que se abrigó bien y salió a enfrentarse a la tormenta.

Fue una lucha despiadada donde, murió prácticamente toda la fauna y flora del lugar.
Tras un largo mes el bichito ganó la batalla. La tormenta se rindió. Nuestro amigo era demasiado fuerte.

***

Dedicado a todas las personas que no ganaron la batalla al bichito, con un especial cariño a mis dos tías que no pudieron matar a su bichito, instalado en su pulmón y su médula respectivamente.

Tamara Corpas Virtus

Tamara Corpas Virtus

Escritora at ScripToryuM
Originaria de Barakaldo, un pueblo de Vizcaya. Su pasión por la lectura comenzó relativamente tarde. A la edad de 17 años, cursó la asignatura de Literatura en el colegio, y su profesor les dijo que a aquellos que les gustase leer iban a cogerle más cariño al arte de la lectura, y a aquellos que no, el cual era el caso de Tamara, les acabaría gustando. Durante el curso leyeron libros de diferentes autores conocidos, siempre por obligación ya que era la única forma de superar la asignatura. Cual fue la sorpresa de nuestra protagonista cuando a la llegada del verano se dio cuenta de que echaba de menos tener un buen libro entre sus manos. Así que le pidió a una amiga lectora que le prestase el libro que más le había marcado. El elegido fue “El médico”, un libro cuyo principio es muy dramático y cuya trama muy interesante a ojos de la recién estrenada lectora.

Su pasión por la lectura le llevó a corregir el libro escrito por su pareja Álvaro Cartagena, cuyo título es Último Despertar. Y lo que comenzó como un simple favor hacia su novio, hoy en día se ha convertido en la mayor labor que realiza dentro de la Sociedad de Escritores Noveles, Scriptoryum.

Latest posts by Tamara Corpas Virtus (see all)